Dioses griegos




Guía turística de Atenas
Está en > Grecia > Atenas > Acrópolis

Acrópolis de Atenas

En la Atenas de Pericles, durante la segunda mitad del siglo V a.C., un grupo excepcional de artistas transformó, bajo la dirección de Fidias, una colina rocosa en un extraordinario conjunto arquitectónico y artístico que la Grecia antigua legó al resto del mundo.
La Acrópolis de Atenas, «la roca sagrada», es una meseta caliza de 270 metros de longitud y 85 de anchura, situada 156 metros sobre el nivel del mar, que contiene los monumentos más famosos de la Grecia clásica: el Partenón, el Erecteion, los Propileos y el templo de Atenea Niké y representa el símbolo universal del espíritu y la civilización clásica. Fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1987.
La visita a la Acrópolis supone una experiencia única e inolvidable, obligada para cualquier viajero que pase por Atenas.

La entrada a la Acrópolis se realiza por una puerta monumental llamada «Propileos». Una gran estatua de bronce de Atenea, construida por Fidias, se situaba en el centro del recinto. A la derecha de esta estatua se erige el Partenón que albergaba la estatua crisoelefantina de Atenea Parthenos, también obra de Fidias. A la izquierda se disponía el Erecteión.

| Planos de la Acrópolis | Dibujos de la Acrópolis |

Representación del interior de los Propileos desde donde puede verse la estatua de bronce de Atenea Prómacos y el Partenón.

LOS PROPÍLEOS

Los Propileos constituyen las puertas monumentales de entrada a la Acrópolis.
Fueron construidos sobre los antiguos Propileos de la época de Pisístrato por el arquitecto ateniense Mnesicles que tuvo que enfrentarse a importantes problemas funcionales y arquitectónicos derivados de la configuración del terreno y del espacio disponible ya que los Propíleos se situaban en el borde de la explanada superior de la Acrópolis, en el límite entre la pendiente de la vía ascendente y el plano horizontal de la Acrópolis.
Los Propileos comprendían un edificio central de forma rectangular de 18,12 metros de ancho y 12,96 metros de fondo y dos alas laterales.
El cuerpo central tenía una fachada exterior y otra interior formadas ambas por seis columnas dóricas que delimitaban cinco puertas de acceso a la Acrópolis, siendo la más ancha la situada en el centro (4,13 metros de anchura y 7,38 metros de altura) que era por donde discurría la vía sagrada que recorrían las procesiones de las Panateneas.
Estas dos fachadas hexástilas estaban demasiado separadas para sostener la techumbre constituida por techos artesonados de mármol por lo que se emplearon en el interior columnas jónicas más esbeltas que las dóricas para aprovechar mejor el espacio. El edificio mezclaba por tanto los órdenes dórico y jónico como ocurría en la Acrópolis.
De los dos edificios que formaban las alas laterales, el situado al norte albergaba la Pinacoteca una galería de arte donde se exponían pinturas realizadas en placas de madera. El ala sur, más pequeña, se componía de una sala, que conducía al oeste, al templo de Atenea Niké.

ESTATUA DE ATENEA PRÓMACOS

Después de atravesar los Propileos, el visitante encontraba la gigantesca estatua de bronce de 9 metros de altura de Atenea Prómacos («la que combate en primera línea») dominando el conjunto de la Acrópolis, construida por Fidias entre el 450 y 448 a.C. para conmemorar la victoria de los atenienses sobre los persas en la batalla de Maratón.
La estatua representaba a Atenea armada con una lanza en la mano derecha y un gran escudo, en el lado izquierdo, decorado con imágenes de la lucha entre Centauros y Lapitas. Entre el Erecteion y el Partenón se conserva el pedestal original de la estatua.

EL PARTENÓN

Fue concebido como el principal edificio de todo el conjunto.
Fidias realizó la colosal escultura crisoelefantina (madera revestida de marfil y oro) de 12 metros de altura, la Atenea Parthenos (Atenea Virgen) y para cobijarla se construyó el Partenón sobre el inacabado Hecatompedón, templo del que se aprovecharon algunos materiales. Los arquitectos Ictinos y Calícrates calcularon todo con minuciosidad, para producir en el espectador una imagen de perfección. Se construyó en orden dórico. (+ info)

Escultura crisoelefantina de Atenea Parthenos, obra de Fidias.
La estatua tenía 12 metros de altura y se guardaba dentro del Partenón. Su interior estaba construido con madera y las zonas externas de marfil. El manto y el casco tenían incrustaciones de oro. Representaba a la diosa Atenea armada y sosteniendo en su mano derecha una Niké (Victoria) de marfil de dos metros de altura. La conocemos por fuentes antiguas así como por descripciones muy detalladas de Pausanias (Siglo II d.C.), además nos ha llegado información a través de varias copias (+ info).

ERECTEION

El Erecteion, templo jónico, fue construido en el periodo 420-406 a.C. en el lugar más sagrado de la Acrópolis, donde la diosa Atenea, patrona de Atenas, hizo que floreciera el olivo que regaló a Atenas. Está construido en dos niveles, es asimétrico y tiene dos partes que no están comunicadas entre sí, debido a que estaban dedicadas a diferentes dioses. La parte este estaba dedicada a Atenea y la oeste a Poseidón y otros dioses y héroes míticos. En la fachada sur tiene una tribuna sustentada por cariátides. (+ info)

Cariátides
Las figuras de las korés que sostienen la galería sur del Erecteion son copias. Cinco de las seis originales se encuentran en el museo de la Acrópolis y la sexta en el Museo Británico.

TEMPLO DE ATENEA NIKÉ

El pequeño Templo jónico de Atenea Niké (Victoria), construido sobre un torreón de los Propileos conmemora la victoria sobre los persas en la batalla de Salamina (448 a.C.), aunque las obras comenzaron en el 420 a.C. El arquitecto que diseñó el proyecto fue Calicrates.
El templo albergaba una imagen de Atenea Niké, símbolo de la victoria a la que se cortaron las alas (Niké áptera o sin alas) para que nunca pudiese abandonar Atenas.

¿CÓMO LLEGAR?

En metro:
Estación «Akropoli» (Línea 2)
Estación «Thissio» (Línea 1)

HORARIO

De abril a octubre: de 8,00 a 19,00 horas, todos los días.
De noviembre a marzo: de 8,00 a 15,00 horas, todos los días.

Cerrado los días 1 de enero (año nuevo), 25 de marzo (día de la Independencia), domingo de Pascua, 1 de mayo (fiesta del trabajo), 25 de diciembre (Navidad) y 26 de diciembre.

PRECIO ENTRADA:

15 euros
Conjunta para Acrópolis, Teatro de Dioniso, Museo de la Acrópolis, Ágora, Cementerio del Cerámico y Templo de Zeus Olímpico.

Domingos gratis.
Estudiantes de la Unión Europea (imprescindible carné) gratis.
Descuentos para mayores de 65 años.

ITINERARIO RECOMENDADO
para visitar la Acrópolis y el resto de sitios arqueológicos.

SIGLO DE PERICLES

Durante el siglo V a.C., Atenas fue escenario, bajo el mandato de Pericles, de un extraordinario florecimiento cultural, de las artes y del pensamiento. En su honor, este periodo recibe con frecuencia la denominación de «siglo de Pericles».
La clave de este esplendor está en la implantación de la democracia que liberó las energías creadoras del pueblo ateniense. Pericles supo rodearse de las personalidades más notables de su época, fomentó las artes y las letras, realizó grandes obras públicas, mejoró la calidad de vida de los ciudadanos y dotó a Atenas de un esplendor que no se ha vuelto a repetir a lo largo de su historia.

EL PRÓPYLON O PÓRTICO

Los griegos delimitaban con claridad las zonas profanas de las religiosas por lo que generalmente se entraba en los santuarios por una puerta o «própylon» (pórtico).

EL FESTIVAL DE LAS PANATENEAS

Todos los años los atenienses celebraban el festival de las Pequeñas Panateneas y cada cuatro años las Grandes Panateneas que eran más majestuosas e incluían competiciones atléticas, hípicas, musicales y de otras artes.
Los festejos y juegos comenzaban el día 21 del mes de «hecatombeón» y duraban varios días hasta la noche del 27-28 en la que se celebraba la sagrada vigilia. Carreras con antorchas y canciones animaban a los atenienses a mantenerse toda la noche despiertos hasta la mañana del día 28 en que se celebraba la sagrada procesión que partía de la puerta del «Dípilon» en el barrio del «Keramikós, pasaba por el Ágora y ascendía hasta la Acrópolis.
La procesión iba encabezada por una fuerza militar compuesta por funcionarios, hoplitas, jinetes y carros, seguidos por una nave sagrada que llevaba como velamen el «peplo», un hermoso manto de lana que había sido tejido por sacerdotisas y en el cual estaba bordado una escena de la Gigantomaquia, mostrando a Atenea luchando con los gigantes. Cerraban la procesión grupos de ciudadanos que portaban ofrendas y animales para los sacrificios.
Al pie de la Acrópolis se detenía la procesión y se descolgaba el peplo porque la pendiente era demasiado abrupta para que subiera la nave. La procesión iniciaba la ascensión a la Acrópolis, atravesando los Propíleos y finalizaba en el altar de Atenea Polias en el «Erecteion» donde se hacían sacrificios en honor de Atenea. Por último el «peplo» se entregaba a los sacerdotes que lo usaban para vestir el «xoanón» de Atenea situado dentro del Erecteion.
Esta procesión aparece representada en el friso del Partenón. La mayoría de las placas se encuentran en el Museo Británico en Londres.

La Acrópolis de Atenas
LA PRIMERA PINACOTECA

El ala norte de los Propileos, la Pinacoteca, fue la primera galería de pintura del mundo. Se exponían tablas de pintura realizadas por grandes artistas de la época, entre los cuales destacaba Polignoto, autor de composiciones mitológicas.

ODEÓN DE HERODES ÁTICO

Al pie de la Acrópolis, en el ángulo suroeste, junto al Teatro de Dioniso se erige el más impresionante de todos los edificios que rodean la Acrópolis.
Construido por el cónsul romano Herodes Ático, gran admirador de Atenas, en memoria de su mujer, Aspasia Annia Regilla que había fallecido el año anterior. (+ info)

TEATRO DE DIONISO

Situado también al pie de la Acrópolis, en el ángulo sureste. Se le considera el mayor teatro de la antiguedad, tenía capacidad para 15.000-17.000 espectadores (+ info).

PÓRTICO O STOÁ DE EUMENES

Este enorme edificio de planta rectangular fue construido por el rey Eumenes II de Pérgamo en el siglo II a. C. con la finalidad de unir mediante un espacio cubierto el Teatro de Dioniso con el Odeón de Herodes Ático, para proteger a los visitantes y espectadores del mal tiempo o del sol (+ info).

Tetradracma ateniense de plata con la lechuza, símbolo de Atenea.

© guiadegrecia.com